pago de impuestos

La crisis económica ha golpeado fuertemente el sistema tributario, pero en función de proteger a las pequeñas y medianas empresas, algunos impuestos han sido aplazados mientras retorna la calma y se domina el estado de emergencia sanitaria

El sistema tributario español es uno de los más robustos en todo el mundo. Gracias a la liquidez de los contribuyentes, se han podido mantener a flote diversos programas sociales e iniciativas que han dado frutos positivos a través de los recaudos, lo cual también se ve reflejado en el sector educativo y sanitario.

Sin embargo, el estado de alarma decretado por la crisis que ocasionó el coronavirus hizo un paréntesis en la vida cotidiana, por lo cual las pequeñas y medianas empresas (Pymes) tendrán un respiro, al igual que los autónomos, una vez que finalice el plazo fijado por el gobierno español. 

Incertidumbre fiscal

Y es que hasta el 20 de mayo se ampliará el lapso para que no tengan que incurrir en presentaciones obligatorias durante el mes de abril. Aunque la medida aún se encuentra en plena revisión, se espera que en abril se abonen los pagos trimestrales por concepto de IVA, al igual que las retenciones por IRPF y la fracción por Sociedades. 

De tal modo, antes de que venza el plazo para la domiciliación, deberán hacer su abono. Pero, ante el pago de estos impuestos, ¿cómo nos preparamos?: en efecto, lo más prudente es esperar el pronunciamiento del gobierno en su Boletín Oficial del Estado. La Ley establece que al no domiciliar, se debe acudir a la Agencia Tributaria o en su defecto, agotar los canales regulares para hacer el registro vía online. 

pago de impuestos

Impuestos en curso

Hay muchos autónomos y Pymes que abonaron desde el 1 de abril, por ello, algunos sectores consideran que el margen de actuación es limitado, por lo que no deja muchas alternativas a quienes se encuentran afectados por la crisis sanitaria. Sin embargo, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, insiste en que se puede tributar por el método de estimación directa, en lugar de utilizar el sistema de módulos, permitiendo efectuar modificaciones al Impuesto de Sociedades.

Diálogo empresarial

Pese a las inquietudes del sector empresarial, las autoridades españolas manifiestan que se encuentran abiertas al diálogo, por lo que han sido escuchadas todas las propuestas relacionadas con el pago de impuestos. Y es que entre las ayudas del gobierno a los afectados por el coronavirus, está la posibilidad de aplazar algunos pagos, mientras dure la contingencia, sobre todo aquellos negocios que han tenido que cerrar sus puertas y no están generado ningún ingreso. 

Salvo las situaciones de crisis, el pago de impuestos es obligatorio para todas las empresas. El Ejecutivo nacional ha manifestado su interés por proteger a as familias y a los sectores más vulnerables que no tienen cómo hacerle frente a la situación.

En los próximos Consejos de Ministros se espera que se estudien más a fondo las nuevas medidas tributarias, a fin de atender el llamado que han hecho las organizaciones de autónomos, quienes manifestaron estar de acuerdo con el anuncio de moratoria de 6 meses, los primeros 3 sin interés y la prórroga ante la Seguridad Social.

De todos los países de la Unión Europea, España es uno de los que tiene impuestos más altos, el Impuesto Sobre la Renta a las Personas Físicas (IRPF) corresponde al 52%, el Impuesto al Valor Añadido (IVA) se estima en 21% y el Impuesto a las Sociedades gira en torno al 30%, aproximadamente.

Por Ceci

Un comentario en «Pago de impuestos ¿Cómo nos preparamos?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *