Burgos: Gobierno estima renovar taller de maquinaria agrícola

| | ,

La pandemia por el COVID-19 interfirió con el plan de renovación de maquinaria en Burgos, ante la baja en la matrícula de tractores, mientras sigue la incertidumbre por el panorama económico

Ningún escenario en territorio español ha logrado escapar de los estragos generados por el COVID-19. En el ámbito agrícola, las estadísticas revelan que el 2019 fue el año en que disminuyó considerablemente la inversión para renovar el parque agrícola, con lo cual se esperan acciones oficiales para impulsar la producción.

En cuanto a la provincia de Burgos, durante el primer trimestre el año se censaron 21 tractores, 75 equipos de suspensión y arrastre y 3 de maquinaria pesada, lo cual suma un  total de 99 vehículos matriculados, mientras que el año pasado la cifra fue inferior, lo que arroja un punto a favor de la provincia, en comparación con otras localidades. 

Ante la necesidad de modernizar el sector, el gobierno nacional tiene en mente iniciar el plan de renovación 2020, para lo cual se estima invertir alrededor de 8 millones de euros, incrementando el presupuesto con respecto al utilizado en el 2019, pero los sindicados manifiestan que el monto es insuficiente, mientras que los concesionarios ya ha alertado sobre una baja en la comercialización de estos equipos. 

contingencia agrícola en Burgos

Contingencia agraria

De acuerdo con los Registros Oficiales de Maquinaría Agrícola (ROMA), hay un considerable descenso que enfrentará al sector agrario frente a una crisis, por tal razón los productores exigen soluciones inmediatas para la activación de este plan que aunque está aprobado, sigue en la espera de una orden ministerial para su ejecución.

Renovar el parque móvil ha pasado a ser una prioridad para garantizar los niveles de producción en las zonas rurales y reforzar la dinámica económica de las compañías dedicadas a la comercialización de maquinaria, que se encuentran a la expectativa por la caída de las ventas, principalmente de sembradoras, sulfatadoras, tractores y demás implementos de arrastre y suspensión útiles para la preparación de tierras, siembra mecanizada, control de maleza, plaga y activación de sistemas de riego, al igual que los equipos de cosecha, carga y transporte.

Al analizar el inventario de la maquinaria existente, el sindicato subraya que con respecto al año pasado, el margen de pérdida se sitúa en un 28,70% por baja matriculación de tractores, mientras que para remolques y equipos de siembra se sitúa en un 30 por ciento.

Solicitan más inversión 

Paralelamente, los agricultores y ganaderos de Burgos indicaron que se requiere de mayor inversión para afrontar los efectos de la crisis sanitaria y económica. Con relación a las provincias de Castilla y León, se  registraron, en la primera, alrededor de 200 tractores vendidos durante el primer trimestre de este 2020, 39 vehículos de maquinaria automotriz y 469 de arrastre. En la segunda, más 1935 tractores, 3.382 vehículos de arrastre, suspensión y 384 automotrices. 

Aunque los números en Burgos no son del todo catastróficos, resultan preocupantes los registros de matriculación, considerando que desde el 2012, las ventas disminuyeron de una manera considerable. Incluso, en plena crisis económica del 2008, se realizaron cosechas exitosas, lo que impulsó la actualización del parque de maquinaria en las zonas agrícolas de la región. 

Englobando la evolución de la adquisición de maquinaria a nivel nacional, desde el 2006 hasta el 2019, el descenso se ubica en más del 20 por ciento, con énfasis en la renovación de tractores y remolques. Por ahora, los sindicatos se mantienen a la expectativa y esperan que se den las condiciones ideales para obtener un respaldo contundente en el sector agrario.

Previous

Cómo poner de una forma muy fácil y sencilla nuestra casa a punto para el verano

En caída la producción de Nissan en Barcelona

Next

Deja un comentario