Huescas

Diferentes culturas conforman todo un patrimonio histórico en la provincia, que tiene parajes exóticos, con los mejores escenarios naturales para disfrutar al aire libre

Son muchos los motivos que puedes considerar para pasar unas merecidas vacaciones en Huesca, conocida por sus paisajes naturales, atractivos turísticos, locaciones de antaño y toda una gastronomía única que tiene reservada para ti.

Aunque es una de las provincias poco conocidas en todo el territorio Español, es muy extensa, ocupa el sexto lugar en cuanto a superficie y alberga, en promedio un poco más de 250 mil personas, quienes disfrutan de compartir al aire libre y recorrer nutridos valles.

Una capital con historia

Automáticamente, Huesca, la capital de la provincia, pasa a ser una parada obligatoria. Está inmersa en un ambiente muy tranquilo, con no más de 50 mil personas, dispuestas a recibir visitantes para dar a conocer la riqueza de su patrimonio, conformado por influencias romanas, íberas, de árabes y visigodos. 

Así, podrás apreciar su particular muralla, que data del siglo IX, además de la infraestructura cristiana, iniciando con la catedral de Huesca, la iglesia de San Pedro el Viejo (con aires romanos), el convento de San Miguel con un órgano y hermosos retablos (también románico), el museo local y el palacio de Villahermosa.

Parques Nacionales

Situado en Sobrarbe, es todo un paraje exótico, de hecho, el segundo parque más antiguo de la Nación. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido también fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, esconde sendas espectaculares, con uno de los picos más altos de Los Pirineos. El valle de Pineta es muy visitado, conocido por sus ríos cristalinos, laderas, bosques y cañones.

Efectivamente, es todo un espectáculo natural por la cantidad de tonos que proyecta la naturaleza en temporada de otoño, en especial los colores anaranjados y ocres. En cuanto a la fauna, se aprecian manadas de ciervos, marmotas y jabalíes, al igual que el águila real.

La Sierra y Cañones de Guara

El Parque Nacional de la Sierra y Cañones de Guara es el favorito para practicar escaladas y senderismo. Su vegetación exótica realmente es deslumbrante y su fauna, sorprendente. Los turistas disfrutan al máximo, con los deportes al aire libre, los barrancos y sus montañas esculpidas por cascadas son la sensación.

Huescas

Aínsa 

Es un pueblo muy colorido, incluido en la lista de los lugares más lindos de España. En la vía, pasarás un arco alusivo a la época medieval, todo un panorama de antaño que te hará sentir en otra dimensión. Su infraestructura es de origen románico, con toques románticos que te sorprenderán. Era usual observar a los comerciantes en la Plaza Mayor, mientras los feligreses salían de la iglesia parroquial de Santa María.

Ruta medieval 

Si vas en coche, puedes coordinar un recorrido por todos los pueblitos medievales. Considera ir a Torla y disfruta del majestuoso caudal del río Ara, que se desliza frente a las casas forjadas en piedra. La torre de San Miguel es todo un emblema. Inicialmente, esta localidad estuvo rodeada de grandes murallas, pero hoy sólo queda un castillo, cuyo espacio se habilitó para concentrar un museo etnológico.

Gastronomía

En Benasque, puedes degustar excelentes platos en un ambiente medieval. Encontrarás varios restaurantes con lo mejor de la cocina aragonesa, donde las carnes a la brasa, los postres y la sopa de ajo, son las especialidad. Te parecerá una ciudad cosmopolita, en comparación con las villas de Huesca. 

Otros sitios que puedes tomar en cuenta para finalizar tu recorrido en Huesca, son: Alquézar, la estación de esquí de Formigal y Panticosa, el Castillo de Loarre. Y si quieres disfrutar de la provincia en todo su esplendor, hazlo en temporada de Semana Santa.

Por Ceci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *