El toque de queda se retrasará más allá de la medianoche en Navidad y Año Nuevo, mientras que se permitirán celebraciones de hasta 10

El ministro español de Sanidad, Salvador Illa, dio a conocer el tan esperado plan para la temporada de vacaciones, ya que las nuevas infecciones diarias se mantuvieron por debajo de la marca de 10.000. «El plan se puede resumir de forma sencilla: esta Navidad nos quedamos en casa», dijo Illa en una conferencia de prensa, aunque las restricciones anti-COVID-19 del país serán en general más relajadas para las fiestas.

Del 23 de diciembre al 6 de enero, no se permitirá a la gente dejar sus regiones excepto por razones de trabajo o para visitar a la familia, lo que será definido vagamente y no se limitará a los lazos legales. «Confiamos en la actitud responsable de los españoles», dijo Illa.

«Estamos arriesgando mucho este mes», expresó. Esto significa que algunas regiones, que actualmente están cerradas, podrían tener que abrir las fronteras a los que visitan a sus familias. Otras, que están actualmente abiertas, tendrán que cerrar los viajes no esenciales o relacionados con la familia. Las Islas Canarias y Baleares permitirán la libre circulación.

Algunas regiones podrán abrir sus fronteras.

24 y 31 de diciembre

El 24 y 31 de diciembre – Navidad y Nochevieja – el toque de queda se retrasará hasta la 1:30 a.m. (0030GMT). Por el momento, los toques de queda varían en cada región pero van desde las 10 p.m. (2100GMT) hasta la medianoche.

En Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, se permitirán reuniones de hasta 10 personas. Por el momento, la mayoría de las regiones españolas tienen reuniones limitadas a un máximo de seis personas. El Gobierno central también recomienda encarecidamente a las autoridades regionales que eviten organizar actos que puedan atraer multitudes y que los estudiantes que visiten a sus familias limiten sus contactos 10 días antes de viajar.

España ha visto disminuir los contagios en las últimas semanas, pero su tasa de contagio sigue siendo más de 10 veces superior a su objetivo de 25 infecciones por cada 100.000 habitantes en dos semanas. La semana pasada, el Ministerio de Sanidad informó de 9.331 nuevos contagios, un ligero aumento desde el martes, pero sólo el tercer día con menos de 10.000 infecciones diarias desde principios de septiembre.

Las hospitalizaciones continuaron disminuyendo, con 13.500 pacientes activos de COVID-19 que actualmente utilizan el 11% de todas las camas de hospitalización del país y el 26% de todas las unidades de cuidados intensivos disponibles.

Las muertes también disminuyeron a partir del miércoles, ya que el Ministerio de Salud informó de otras 273 muertes por COVID-19, lo que eleva la cifra oficial de muertos a 45.784. «Vamos en la dirección correcta, pero todavía tenemos un largo camino por recorrer para reducir el contagio», dijo Carolina Darias, ministra de Política Territorial de España, en la conferencia de prensa del miércoles. «El objetivo no es sólo celebrar esta Navidad, sino muchas más por venir».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí