top article replica watches more tips here replica watches use this link копии часов this hyperlink replica rolex.

Este martes  23F se cumplieron 40 años de aquella intentona golpista  de 1.981  que puso en vilo a los españoles  por más de 17 horas, cuyos principales protagonistas  fueron el teniente coronel Antonio Tejero, el teniente general Jaime Milans del Bosch y el general Alfonso Armada Comyn, quienes pretendieron quebrantar  por la fuerza el hilo  democrático, constitucional y las instituciones establecidas en España.

Con un acto celebrado en la sede del Congreso de los Diputados, uno de los principales epicentros de la asonada y presidido por el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se llevaron a cabo los actos conmemorativos de este triste episodio de la historia española. Todo ello con las debidas restricciones sanitarias por la pandemia de la Covid-19.

En la jornada  asistieron además los representantes de las instituciones del Estado español y de los grupos parlamentarios que hacen vida en este Congreso, sin embargo la actividad no contó con la presencia de los representantes de EH Bildu, PNV, ERC, UNTS, PDeCAT, BNG y CUP, los cuales decidieron no participar en la ocasión. 

En esta oportunidad tampoco se contó con la asistencia del rey emérito de España, Juan Carlos I,  quien jugó un papel decisivo  en ese entonces, para neutralizar el Golpe de Estado.

Por el otro lado,  los partidos independentistas, republicanos y soberanistas, justificaron su ausencia  del acto emitiendo un comunicado, alegando que desean acabar con el “régimen del 78” y que, según sostuvieron en el documento, impide que España avance hacia un escenario “democrático”.

El acto también estuvo precedido por la polémica que se suscitó por parte de Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Congreso, quien aseguró  que en España no existe una democracia plena.

Firmeza y autoridad determinantes

El rey Felipe VI en compañía del actual presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez durante los actos del 23F

En su discurso, a propósito de la conmemoración del 40 aniversario de la intentona golpista, el rey Felipe VI, no vaciló en reconocer el papel protagónico que correspondió a Juan Carlos I en ese momento histórico de la incipiente democracia española, tras la dictadura de Francisco Franco.

En sus palabras,  Felipe VI  destacó la “firmeza y autoridad”  del hoy rey emérito y ausente del acto,  cuyo proceder  en  aquél nefasto 23F catalogó de determinante para ” la defensa y el triunfo de la democracia”.

Hizo hincapié el monarca español que, “Juan Carlos I ante aquella inaceptable fractura del legítimo y legal orden democrático, asumió como Jefe del Estado su responsabilidad y su compromiso con la Constitución para que se tomaran todas las medidas necesarias y mantener el orden constitucional”, ha dicho.

¡Quieto todo el mundo !

El teniente coronel Antonio Tejero, durante su incursión violenta al Congreso

La intentona golpista del aquel 23 de Febrero de 1981, fue liderada por  el teniente coronel Antonio Tejero, el teniente general Jaime Milans del Bosch y el general Alfonso Armada Comyn, quienes pretendieron quebrar el orden constitucional de la España post franquista.

Los hechos vividos en aquél día relatan que un grupo de guardias civiles  entraron con sus armas desenfundadas en la sede del Congreso de Diputados, en momentos en que se estaba votando por la elección de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno, luego de la dimisión unos 25 días antes de Adolfo Suárez y, en momentos que se producía el voto del diputado Manuel Núñez Encabo. El asalto del edificio era inminente  en una denominada “Operación Galaxia”.

¡Quieto todo el mundo ! fue el grito y orden del teniente coronel Antonio Tejero, quien, con arma en mano,  conminó   a los diputados asistentes a la plenaria a tirarse al suelo, mientras los guardias disparaban algunas ráfagas dentro del recinto para dejar por sentado que no se trataba de un juego, escenas seguidas por una cámara de TV que dejaba sin aliento y desconcertados a los españoles.

Con la acción pretendían evitar un gobierno de Calvo Sotelo  para dar paso a la elección del general  Alfonso Armada como presidente de consenso. El capitán Jesús Muñecas se dirigió a los  aterrados diputados, a quienes les solicitó quedarse “tranquilos” porque estaba por llegar la autoridad  “militar” para aclarar la situación. 


Por otra parte, la ciudad de Valencia fue ocupada militarmente, debido al estado de excepción que proclamó el general Jaime Milans del Bosch, para entonces capitán general  de la III región militar.

Con más de 2 mil hombres y alrededor de 50 vehículos de combate, Milans del Bosch ejecutó la acción, los cuales  fueron desplegados en las calles valencianas. 

 Luego del asalto al Congreso protagonizado por Tejero y la ocupación de Valencia por parte de Jaime Milans de Bosch, el general Alfonso Armada, vinculado también a la intentona golpista, pretendió acercarse al rey Juan Carlos I para ofertar una solución y redireccionar el golpe  hacia un supuesto beneficio para el país y la Corona .

En sus pretensiones, figuraba presentarse en el Congreso y proponer un gobierno de compromiso que presidiría Armada, pero su plan fue truncado ya que el secretario del rey, Sabino Fernández Campo, impidió que acudiera al Palacio de la Zarzuela para ejercer su influencia sobre el monarca español.

El capitán general de los Ejércitos

El Rey Juan Carlos se dirigió en televisión al pueblo español, dando por culminado el alzamiento militar con su pronunciamiento

Transcurrido el tiempo, a la 1:14 de la madrugada del 24 de febrero, el rey Juan Carlos I, vestido con el uniforme de capitán general de los Ejércitos, se dirigió al pueblo español por televisión con una posición firme frente a los militares golpistas y en defensa de la Constitución. A los pocos momentos Milans del Bosch, dio la orden a los alzados a regresar a sus unidades que ocupaban Valencia, mientras que el secuestro de los diputados del Congreso culminó cerca del mediodía del 24 de febrero.

El 19 de febrero de 1982,  luego de juicio oral  el Tribunal Supremo condenó a 30 años de cárcel a Milans, Tejero y Armada como responsables del fracasado golpe de Estado, cuyas penas se redujeron  entre 1 y 7 años, saliendo en libertad en los años 1986 (Tejero) y 1.991 Milans del Bosch y Armada, quien fue indultado.

Por Raul

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *