En los últimos años las personas han tomado mayor conciencia de lo que significa estar saludables, y en ese contexto, de lo que significa hacer ejercicio regularmente. En los gimnasios, se ha puesto muy de moda y con todo el sentido del mundo las sesiones con un entrenador personal.

Pudiera parecer algo hecho a la medida de las posibilidades de las personas más pudientes, pero nada más lejos de la realidad. Actualmente, son muchas las personas que pueden acudir a un gym con entrenador personal y disfrutar de todos los beneficios de dicho servicio, que por supuesto, van más allá de tener rutinas personalizadas de acuerdo al nivel de entrenamiento o experiencia.

Beneficios del entrenamiento personalizado

Evaluación inicial y objetivos

Una de las principales razones por las que conviene apuntarse a un plan de entrenamiento con un coach personal es porque se desarrollarán los objetivos de acuerdo a una evaluación inicial específica.

Una evaluación inicial en la que se miden capacidades, se analiza la técnica, el nivel desde el cual se comienza, y con base en eso se van colocando objetivos en el horizonte para poder progresar, para poder mejorar física y técnicamente, pero también para nunca sentir frustración porque las dificultades sean difíciles de sortear, algo que es muy común que suceda cuando no se cuenta con un entrenador personal.

Programas de ejercicio a medida

No todas las personas parten desde el mismo punto, ni tienen las mismas condiciones físicas o de salud preexistentes, ni buscan un mismo fin con su ejercicio. Por eso, no todos harán un programa de la misma manera, con los mismos ejercicios, sesiones y repeticiones.

La labor de un entrenador personal es la de desarrollar un programa a medida de acuerdo a la evaluación inicial y a los objetivos que ya ha dispuesto como adecuados. De esa manera, todas las personas que tengan un entrenador personal en el gym siempre van a notar que está mejorando y que pueden completar sus sesiones con el nivel de exigencia requerido para su condición actual.

Seguimiento del progreso

Nada es más desolador para una persona que está en el gimnasio que sentir que no está progresando. Por esa razón, puede ser muy beneficioso el hecho de contar con un entrenador personal.

El entrenador no solo va a encargarse de aspectos metodológicos o técnicos para que cada ejercicio o sesión se realice adecuadamente, sino que directamente será un aliado para monitorizar el progreso, medirlo y saber identificar puntos de mejora, en los que un cambio o incremento puede traer resultados positivos y una nula sensación de estancamiento.

Motivación y soporte continuo

En los mejores gimnasios hay grandes entrenadores personales. Y la labor de un gran entrenador también pasa por la motivación, por saber sacar el máximo rendimiento físico y fortaleza mental de las personas a las que entrena. Contar con un entrenador personal también es positivo por dicho aspecto.

Corrección de técnica

Se pueden levantar 100 kilogramos, pero no significa que la técnica sea la adecuada siempre. La cantidad de lesiones que se producen porque las personas no tienen una técnica correcta es bastante alta en los gimnasios. Teniendo a un entrenador personal a su servicio, es muy poco probable que eso ocurra.

Prevención de lesiones

Desde luego, lesionarse es común en el entrenamiento físico. Más allá de errores en la técnica, tratar de trabajar con pesos superiores al indicado según el nivel de entrenamiento o experiencia, tener un programa de entrenamiento más diseñado en cuanto a los descansos de grupos musculares, entre otros factores, terminarán siendo protagonistas. Un entrenador personal puede encargarse de que nada de eso sea un factor de riesgo.

Adecuación a diferentes niveles de fitness

No importa si es la primera vez que se pisa un gimnasio y si nunca se ha hecho una flexión de pecho. No importa si se busca recuperación tras una lesión de gravedad. La ventaja de contar con un entrenador personal radica precisamente en eso: es un entrenador que comenzará el viaje hacia una mejor salud física de acuerdo al punto de partida que la persona le indique, y nunca al revés.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí