top article replica watches more tips here replica watches use this link копии часов this hyperlink replica rolex.

Una triste, repudiable y decepcionante acción por parte de los clérigos madrileños contra menores de edad y que era un “ secreto a voces” ahora se convirtió en una voz oficial, al admitir la Archidiócesis de Madrid por vez primera, la comisión de, por los menos, ocho casos de este tipo de desafortunados hechos de abuso sexual en perjuicio de inocentes.

Esta situación tan bochornosa cometida por sacerdotes y religiosos, desvela entonces el delito de encubrimiento , el cual se equipara al de abusos sexuales contra menores y que en muchas oportunidades se denunciaron pero, que sin embargo, nada ocurría o nada se investigaba.

Ahora y por vez primera, se han admitido estos casos, luego de que la archidiócesis de Madrid, abriera hace un año la oficina Repara, encabezada por el cardenal Carlos Osoro, desde donde se le dio respaldo jurídico, médico y hasta espiritual,  a las crecientes víctimas  de abuso sexual, tanto puertas adentro de las iglesias como  a lo externo.

Como resultado gestionado desde esta oficina, se obtuvo que por vez primera, admitió la veracidad de los ochos casos  de religiosos que abusaron de   menores, sin embargo lo triste del caso, es que los análisis respectivos  de cada situación o denuncia, se han hecho cuando ya han pasado décadas de sus ejecuciones, pero que no habían trascendido a la luz pública.

Ello ha traído consigo fuertes críticas y cuestionamientos por parte de la población española en general y familiares de los menores involucrados, por cuanto la iglesia pudo tener en ese entonces la oportunidad  de haber actuado y al menos, solventado el daño psicosocial cometido contra los inocentes afectados.

Se conoció además que,  la oficina  en cuestión ha recibido  unas 10 denuncias más de abuso sexual contra adultos y, en donde también, otros nueve clérigos  fueron señalados de cometer actos de violencia física, maltrato y abuso de autoridad.

Sotanas machadas: Negro historial

Con  estos ocho casos de abusos  a menores admitidos por la iglesia  en España asciende al número de 231 con un estimado de 500 víctimas, teniéndose hasta el momento constancia  en Madrid  en cuanto a sacerdotes diocesanos y no órdenes religiosas, el relativo al del sacerdote Rafael Sanz Nieto, condenado en el año 2006 a dos años de cárcel tras cometer un abuso contra un niño de 12 años, en tanto que el obispado fue obligado a pagar  30.000 euros por tratarse del responsable civil subsidiario.

Además, también se han contabilizados por  parte de Repara  otras 35 víctimas  de abusos en un ámbito familiar y trece de otros entornos, de los cuales nueve eran menores de edad al momento de concretarse la denuncia.

En relación con los ochos casos de pederastia admitidos por la iglesia, hasta el momento el obispado  ha preferido no aportar  mayores detalles, a fin de proteger el anonimato de las víctimas, únicamente sosteniendo y especificando que uno pertenece a la diócesis y los otros siete casos, cometidos por miembros de órdenes religiosas en colegios y entornos educacionales  y que sus víctimas oscilaban entre los 8 -15 años de edad  y que en la actualidad tendrían  entre 50 y 65 años.

Ser escuchados y les pidan perdón

Muchos  de quienes han expuesto sus casos y  cuyas denuncias se han incrementado durante el confinamiento,  únicamente han expresado que les basta que les escuchen, les crean y se les pida perdón, en pocas palabras no desean denunciar ni dar inicio a algún trámite sobre el particular, otros acuden en busca de ayuda psicológica a Repara después de haber planteado su denuncia.

Hasta el presente, según ha comentado el obispado, el servicio que más se ha solicitado es la atención psicológica, por todo lo que implica ser víctima de uno de estos casos,.

Aún cuando también en la mayoría de los casos,  cuando se trata de un menor de edad, han llegado a Repara  ya con la denuncia civil efectuada, con el fin último de buscar respaldo de este tipo y no beneficios económicos.

Por Raul

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *