En la ropa interior femenina deben confluir tres factores: comodidad, seguridad para la salud y belleza. No solo se trata de bragas y sujetadores estéticos, sino que estos deben ser cómodos y proteger las zonas íntimas de los elementos a los que se expone cada día el organismo.

El trabajo, andar toda la jornada en la calle, el sudor, el frío, la ropa que se use sobre la lencería y la ocasión determinan el tipo de prenda que se tiene que comprar. Deben evitarse, en la medida de lo posible los materiales sintéticos y la ropa ajustada. De esta manera habrá comodidad, la piel respirar y no hay riesgo de infecciones.

En este sentido, las bragas que cubran por completo la zona y los sujetadores tipo bralette son de los indicados para casi todos los outfits y circunstancias. Los pantys permitirán libertad de movimiento y los tops son perfectos porque ofrecen el sostén o soporte adecuado a los pechos con la comodidad de una pieza deportiva, pero con la belleza de una prenda delicada y sofisticada.

El uso de ropa interior de algodón y cierto porcentaje de poliéster o similares garantiza una óptima transpiración de la piel, comodidad y frescor, factores todos ellos igualmente importantes a la hora de comprar todo tipo de piezas fundamentales.

Ropa interior: un mundo de posibilidades

En la actualidad, la ropa interior femenina está disponible en una amplia gama de formas, colores, estampados y materiales, lo que la convierte en una tendencia de moda con innumerables opciones. Al tratarse de prendas necesarias y cotidianas, es un componente esencial de cualquier guardarropa.

Pero, ¿cómo elegir la correcta? Existen varios parámetros para esto y son los siguientes:

1.- La salud

Aunque no se diga muy a menudo, las bragas y sujetadores tiene como uno de sus principales objetivos proteger las mucosas íntimas femeninas y el pecho del exterior. La zona de la vagina es extremadamente propensa a infecciones e irritaciones al sentarse en cualquier superficie.

Mientras que los pechos con sujetadores sin relleno reciben la sujeción requerida para realizar las actividades y asumir las responsabilidades del día a día con una ropa cómoda, que se adapta perfectamente a la figura y que no se nota bajo las blusas.

Tanto la protección de la vagina como de los pechos es esencial para evitar molestias, incomodidades y es la mejor manera de sentirse resguardada de los elementos contaminantes y ofrecen contención a los senos.

2.- La comodidad

La ropa interior de mujer de alta calidad está hecha para estar cómoda todo el día. Las bragas de algodón y los bralette son ideales para la cotidianidad. Las primeras hacen posible que la piel pueda respirar gracias a este material exquisitamente suave y transpirable.

En el caso de los sujetadores sin relleno, ni aros metálicos, además de ofrecer soporte hasta a las tallas más grandes, proporciona comodidad para realizar cualquier actividad sin inflamación, sin sentir durezas y sin las rozaduras dolorosas que sufren muchas mujeres al elegir la belleza de una prenda por encima de su confort.

Un buen elástico grueso y anatómico evita, asimismo, las marcas no deseadas o el apriete excesivo y manteniendo la ropa interior en su sitio.

3.- La durabilidad

Al igual que cuando se compra una camisa o un pantalón, la ropa interior debe estar confeccionada con materiales de alta calidad que garanticen su resistencia al uso y su durabilidad. En este sentido, el algodón en combinación con el poliéster, la poliamida y la elasta son los más indicados porque hacen posible que la piel respire, haya protección, comodidad y durabilidad.

La mezcla perfecta de fibras naturales con sintéticos mantiene la piel saludable, seca y libre de irritaciones e incomodidad.

4.- La belleza

Por supuesto que todas las mujeres desean ropa interior coqueta y a la moda. Lo bueno es que casi todos los modelos a la venta combinan todos los factores mencionados si se compran en tiendas ampliamente reconocidas y de calidad garantizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí