Basílica del Sagrado Corazón

Más de un siglo después de su finalización, la emblemática basílica obtendrá un reconocimiento oficial igual al de Notre Dame y el museo del Louvre. Pero su sangriento pasado hace que la decisión sea controvertida, incluso hoy en día

Las autoridades francesas han iniciado esta semana el proceso para convertir el famoso edificio en un momento histórico, exactamente 100 años desde su consagración en 1919. La basílica atrae a unos 10 millones de visitantes al año y se ha convertido en el edificio más visitado desde que las llamas dejaron la Notre Dame empañada en 2019, según las autoridades regionales.

Sin embargo, carece del mismo estatus oficial que la catedral. «El Sagrado Corazón es uno de los símbolos de París. Pero, por sorprendente que parezca, no está protegido como monumento histórico», dijo Laurent Roturier, jefe de los asuntos culturales de la región de París, en un comunicado de prensa publicado en su sitio web.

Un monumento con historia

«Queríamos dar a este edificio el reconocimiento que merece en cuanto a su calidad arquitectónica.» ¿Por qué ha tardado tanto? Notre Dame se convirtió en monumento histórico en 1862, y el museo del Louvre en 1889. El hecho de que haya tardado más de un siglo desde que se colocó la primera piedra en 1875 hasta que el Sagrado Corazón pueda reclamar el mismo título, se debe en gran parte a su sangrienta historia.

El monumento está asociado con la «semana sangrienta» de mayo de 1871, cuando un grupo radical de izquierda conocido como la Comuna de París se rebeló contra el gobierno. En una sangrienta batalla los rebeldes antimonárquicos ejecutaron a muchos de sus rehenes, incluyendo a dos generales franceses, en la colina de Montmartre, precisamente donde hoy se encuentra el Sagrado Corazón.

Algunos militantes «anti-Sacré-C «ur» han pedido que sea demolida.

«Estas disputas han quedado atrás, pero han retrasado el proceso de protección», dijo la ministra de Cultura Roselyne Bachelot a los medios franceses esta semana. La otra razón, dijo, es que durante mucho tiempo fue vista como una monstruosidad, reflejando el extendido «desdén por los edificios del siglo XIX».

La ministra de Cultura se refería a que algunos encuentran feo al Sacré-Coeur, que ha sido apodado el «pastel de boda de alabastro». En la época en que se construyó, el famoso autor francés Emile Zola expresó su desdén por la basílica en su libro París, llamándola una «bofetada a la razón» que fue «construida para glorificar lo absurdo».

Un poco más cerca de nuestra época, algunos militantes «anti-Sacré-C «ur» han pedido que sea demolida, comparándola con una «verruga». Pero, considerando su alto número de visitas, parece que la mayoría de los turistas y los franceses disfrutan de las vistas del edificio. Y, con su pronto reconocimiento oficial, podrán hacerlo durante mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *