Se trata de un tipo de operación que se ha vuelto muy popular y cada vez son más las personas las que se decantan por someterse a ella, si bien es cierto, existen diferentes técnicas por las que lleva a cabo esta intervención y además, es importante saber que no todas las personas son aptas para un implante de estas características.

A medida que pasa el tiempo, los expertos aseguran que el problema de la caída de pelo es cada vez más frecuente. Lo cierto es que esta situación puede darse por diversos motivos, aunque uno de los principales es la alopecia, generada por la combinación de la genética y la aparición de andrógenos, hormona exclusivamente masculina.

Precisamente por ello, son los hombres los que sufren de manera más acusada la caída del cabello, si bien es cierto, cada vez se ven más mujeres interesadas en hacerse un trasplante capilar.

Hay que tener en cuenta que someterse a este tipo de intervención no es solo por estética, puesto que la pérdida del cabello puede causar otros problemas en las personas, como los psicológicos. En cualquier caso, antes de decidir someterse a esta operación, es importante saber que no todas las personas son aptas para ello, por este motivo, es muy importante acudir a un especialista y escuchar sus recomendaciones.

¿Qué personas pueden hacerse esta operación?

Aunque esta intervención está al alcance de todo el mundo, hay que decir que los hombres son los mejores candidatos para someterse a un trasplante de cabello. Sin embargo, en las mujeres, la historia no es tan sencilla y en muchas ocasiones, no pueden realizarse un implante.

Habitualmente, esto es así porque en los hombres, la caída del pelo se produce generalmente en zonas más concretas, por lo que es más fácil realizar la operación, ya que se extrae cabello de la nuca que suele estar más poblada, y se coloca en esas partes donde han aparecido calvas.

Por su parte, en las mujeres esto no ocurre así, ya que por lo general, a las féminas se les cae el cabello en diferentes partes de la cabeza y es un proceso mucho más complicado.

Asimismo, los jóvenes tampoco son el perfil ideal para este tipo de operación, debido a que, cuando se tiene una edad temprana, lo normal es la caída del cabello sea progresiva y no aparezcan calvas completas.

Finalmente, hay que decir que esta intervención es mucho más efectiva en aquellas personas que tienen un cabello más grueso y oscuro. Las que presentan el pelo claro y fino suelen tener más problemas y el trasplante se vuelve muy difícil. 

¿Qué tipo de técnicas existen?

Cuando se lleva a cabo un implante, al paciente se le inyecta anestesia local y, posteriormente, se pone en marcha la técnica que corresponda, dependiendo del problema que presente esa persona y las recomendaciones que haga el especialista.

De la Tira

La técnica de la Tira es el formato clásico de operaciones de implante capilares. Se trata de un método a través del cual, se extraen partes del cuero cabelludo de la zona trasera de la cabeza. Estas partes suelen tener forma de tira, de ahí su nombre y, una vez que se sacan, se colocan en la zona afectada por la alopecia.

Es una de las técnicas más sencillas y rápidas, con la que se puede implantar una mayor cantidad de pelo, aunque es cierto que la cicatriz que deja es más visible.

Sistema FUE

Se trata del Follicular Unit Extraction y es una de las técnicas más modernas que han surgido. En este caso, se utiliza una herramienta con forma cilíndrica para extraer el cabello de raíz y se implanta en la zona afectada.

A diferencia de la técnica anterior, en este caso la cantidad de pelo que se implanta es menor, aunque como ventaja hay que decir que las cicatrices apenas se ven.

Sistema FAS

Aquí se habla del Follicular Alternative System y es un método alternativo, tal y como su nombre indica, al trasplante, para ofrecer otra técnica a aquellas personas que no es conveniente que se sometan a dicha operación. Se puede decir que esta técnica se basa en colocar prótesis capilares fijas. 

Son una especia de peluca, hechas con pelo natural que se colocan en la cabeza y se amoldan para tapar las zonas de calvas. Se trata de una técnica que puede llegar a ser bastante duradera, aunque necesita revisiones periódicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí