cuarentena en Madrid

Los empleados elevaron sus inquietudes a la Comunidad Autónoma por sentirse desprotegidos ante un repunte de la pandemia en los centros 

Uno de los geriátricos más grandes en España tuvo que ser sometido a cuarentena, prohibiendo las visitas de familiares y amigos por detectar varios casos positivos en las pruebas PCR, donde figuran tres contagiados y más de cien fallecidos desde que inició la pandemia.

El ancianato “Doctor González Bueno” es uno de los más populares en España. Según sus empleados, las instalaciones son vulnerables y se encuentran desprotegidos ante un repunte de COVID-19. Aunque los pacientes recibieron la categoría de “residuales”, es decir, con poca carga viral, se asumieron medidas preventivas para prevenir nuevos contagios.

Apegados al protocolo de desescalada que inició el 8 de junio en Madrid, en su segunda fase, se suspendió el ingreso de personas ajenas a la institución, ubicada en la vía de Colmenar Viejo para prevenir hechos lamentables, considerando que el pasado 22 de marzo ocurrió un deceso, sumándose a la cifra de 14 víctimas.

Desde entonces, no se han dado a conocer más datos detallados por geriátrico en la Comunidad de Madrid. Los empleados de las residencias comentan que llevan un centenar de fallecidos, pero Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, recalcó que están atentos a un rebrote y que la prioridad es proteger a los adultos mayores a través del aislamiento preventivo.

Máxima vulnerabilidad

Paralelamente, los empleados de este geriátrico manifestaron su preocupación, debido a que a finales de marzo denunciaron que la situación era insostenible por la cantidad de bajas que hubo entre los mismos trabajadores, quienes no cuentan con equipos de protección personal ni dotación de mascarillas, por lo que solicitaron apoyo a la Unidad Militar de Emergencias.

Madrid

Las otras residencias que también cerraron sus puertas al público, fueron: Nuestra Señora del Carmen de Cantoblanco, situada en Madrid y la Francisco de Vitoria, de Alcalá de Henares. Ambas pertenecen al sector público y registraron contagios por COVID-19. Además, por faltar al protocolo de seguridad implementado por la Comunidad de Madrid, fue cerrada la residencia Santísima Virgen y San Celedonio, la cual es privada.

Ante este panorama, se pronunció la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), elevando un comunicado a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) donde queda de manifiesto la inquietud de los trabajadores por el repunte de casos positivos en sedes ocupacionales, destinadas a ofrecer atención especial a los discapacitados.

De tal modo, se expuso el avance de la pandemia en los centros Ciudad Lineal, con 9 casos, Juan de Austria, con 22 personas aisladas y 4 casos positivos y Getafe con 7 adultos aislados y 5 positivos. Esto demuestra que el virus no ha sido controlado y existe un riesgo latente de que las cifras vayan en ascenso.

Por otro lado, en Mirasierra se suspendieron las visitas, pues parte de sus trabajadores (4) y usuarios (2) salieron positivos en las pruebas de PCR, después de que se permitiera el ingreso de familiares el pasado 1 de junio. El rebrote obligó a la institución a cerrar sus puertas, debido a que varias personas se reportaron con síntomas del COVID-19.

La Consejería de Asuntos Sociales se pronunció, confirmando los casos y señaló que han extremado las medidas en todos los centros adscritos al AMAS, a fin de garantizar la salud y el bienestar de los adultos mayores. Por ende, enfatizó que más que alarmar, el control exhaustivo es determinante para detectar pacientes asintomáticos.

Por ahora, se ha tomado la decisión de mantener aislados tanto a las personas positivas como a su círculo cercano, fomentando la prevención y los cuidados que amerita el caso, al tiempo que reciben los resultados de todos los test PCR aplicados en cada geriátrico.

Por Ceci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *