Aunque estas pruebas tienen el aval de la Unión Europea, según la página del fabricante, algunas farmacias esperan la autorización de la Comunidad para poder aplicarlas porque alegan que son comercializadas de forma ilegal

Toda una polémica se ha desatado en Madrid por el uso de test ilegales de saliva, los cuales son distribuidos por los farmacéuticos y provienen de China. La Comunidad aún se encuentra en espera de un pronunciamiento oficial por parte del gobierno, debido a que estos dispositivos no son confiables para detectar la COVID-19.

Los test de antígenos han sido aplicados prácticamente sin autorización, saltando los estándares de seguridad, pues algunos establecimientos comerciales han decidido ser autónomos y hacer caso omiso de la normativa de salud, por encima del Colegio de Farmacéuticos.

¿Cómo se aplican?

El procedimiento es muy sencillo. Los test se colocan sobre el mostrador mientras se les explica a los clientes qué color debe tomar la saliva en el fondo del recipiente. Se puede escupir hasta un número de tres veces y en un lapso de 10 minutos, el test arroja el resultado.

Durante esta temporada navideña, cada vez más farmacias ofrecerán estos test para detectar casos positivos de COVID-19. Las personas que desarrollan síntomas son las principales interesadas en adquirirlos. En el mercado tienen un valor aproximado de 30 euros.

Distribución

En Barcelona, los kits son distribuidos y adquiridos en una compañía farmacéutica china llamada Xiamen Zhongsheng Lengijie Biotechnology. Al mayor, tienen un costo de 12,5 euros, mientras que en otras localidades se pueden conseguir desde 5 y hasta 15 euros, de acuerdo con la cantidad.

Estos test son similares a una prueba de embarazo, puesto que se humedece una varilla con saliva y se espera el resultado de la mancha, como rayitas en la superficie del kit. La denominación “ce” siempre se activa y significa “control”, mientras que la segunda marca indica si la prueba es positiva o negativa. De acuerdo con los vendedores, la fiabilidad de estos kits es superior al 98 por ciento en casos positivos y 100 por ciento en cuanto a los negativos.

Para Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación Española
de Técnicos de Laboratorio (Aetel), estas pruebas son una “aberración”.

Aval sanitario

Aunque en la página del fabricante se indica que las pruebas tienen el sello de la Unión Europea, los especialistas aseguran que son ilegales y que se mantienen al margen de las directrices del Ministerio de Sanidad. Al respecto, el Colegio de Farmacéuticos subraya que sólo algunos establecimientos están autorizados para hacer estos test de antígenos porque cuentan con un laboratorio para hacer los respectivos análisis clínicos o porque están sujetos a programas de salud públicos, adscritos a la Comunidad Autónoma.

Sin embargo, muchos observan con preocupación que esto no aplica en las farmacias que ya los tienen en venta. De hecho, en Madrid se trata de una propuesta que aún no ha sido aprobada a nivel ministerial. En algunos lugares, sólo es visto como un procedimiento factible en pacientes asintomáticos, en lugares que cuenten con un circuito diferenciado y profesionales formados en la materia, pese a que los epidemiólogos y otros organismos internacionales no están de acuerdo con su comercialización, ya que consideran que no son eficientes para frenar la pandemia.

Por ende, sugieren que no están diseñadas para todo el mundo, ya que a su juicio, sólo deben ser utilizadas en lugares de alta prevalencia como los centros hospitalarios, donde se pueden detectar casos tras 5 días en evolución, con estricto seguimiento y control por parte del personal sanitario.

Mientras tanto, la Consejería de Sanidad aún espera un pronunciamiento por parte del gobierno, a los fines de velar por la responsabilidad y los requerimientos adecuados. La idea es que también haya restricciones para que las pruebas se realicen en horarios específicos, con un circuito de acceso especial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí