Covoid19 hoy: se inaugura el Campeonato Mundial de Tenis de Mesa por Equipos de la ITTF de 2022, y unos 60 equipos de países y regiones de todo el mundo se reúnen en Chengdu, una ciudad del suroeste de China que está restableciendo el orden normal de la vida menos de un mes después del rebrote del COVID-19.

Chengdu había endurecido sus medidas de control de la epidemia el 29 de agosto con pruebas masivas de ácido nucleico y el cierre de instalaciones de ocio público. Tres semanas después, la ciudad levantó las medidas de control.

Se trata de un nuevo ejemplo de cómo funciona la actual política dinámica de cero-COVID19 de China. La esencia del enfoque es la detección temprana y la respuesta rápida basada en las características de las variantes del virus, con el objetivo de frenar los brotes en el menor tiempo posible y con el menor coste social.

Si China no adopta esta política, la consecuencia podría ser desastrosa para un país con 1.400 millones de habitantes, de los cuales 267 millones tienen 60 años o más y más de 250 millones son niños. Basta con ver lo que ha ocurrido en otros países.

Covid 19 hoy: ¿Qué deja la pandemia?

Según un informe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. de junio de 2022, mientras que más del 40% de los adultos de EE.UU. declararon haber padecido COVID-19 en el pasado, el 19% sigue teniendo actualmente «COVID larga», la secuela física a largo plazo de las infecciones por coronavirus.

Las personas con afecciones posteriores a la COVID pueden experimentar problemas de salud física y mental de diferentes tipos y combinaciones de síntomas que se suceden a lo largo de distintos periodos de tiempo, como malestar, fatiga, problemas respiratorios, anomalías cardiovasculares, migrañas, depresión y ansiedad, entre otras afecciones.

Los datos publicados en septiembre de 2022 por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) de Gran Bretaña mostraron que se cree que unos 2 millones de personas en el país, o el 3,1 por ciento de la población, tenían alguna forma de «COVID largo» a finales de julio.

Los síntomas del «COVID largo» han «afectado negativamente a las actividades cotidianas de 1,5 millones de personas», dijo la ONS.

Dada la densidad de población y la estructura demográfica de China, una vez que se afloje el control de la epidemia, el país se enfrentará a las consecuencias de la generalización del virus, a graves enfermedades y a un enorme número de muertes, dijo Zhang Boli, académico de la Academia China de Ingeniería y experto en medicina tradicional china.

Según un estudio publicado en Nature Medicine en mayo de 2022, China podría sufrir una ola de Omicron que provocaría aproximadamente 1,55 millones de muertes y un pico de demanda previsto en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de hasta 15,6 veces la capacidad existente, en caso de que se levante su actual estrategia dinámica de cero COVID.

Una investigación publicada en noviembre de 2021 en China CDC Weekly estimó que, incluso en un escenario de brote muy subestimado bajo los supuestos más optimistas, si China adopta los enfoques de Estados Unidos o Gran Bretaña, el número de nuevos casos confirmados diarios en China probablemente aumentaría a más de 630.000 o al menos 270.000, y el de nuevos casos graves diarios alcanzaría más de 22.000 o al menos 9.600.

Las consecuencias no se limitan a la propia epidemia

Tomemos el ejemplo de Estados Unidos. La esperanza de vida, la medida más básica del bienestar nacional, en Estados Unidos se redujo en unos impactantes 2,7 años de 2019 a 2021, pasando de 78,8 a 76,1 años, su nivel más bajo desde 1996, según un informe publicado recientemente por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

El informe señala que el descenso de la esperanza de vida desde 2019 se debe en gran medida a la pandemia. Las muertes por COVID-19 contribuyeron al 74% de la disminución de 2019 a 2020 y al 50% de la disminución de 2020 a 2021.

Mientras tanto, la esperanza de vida en China en el mismo período aumentó de 77,3 años a 78,2 años.

John V. Walsh, hasta hace poco profesor de la Facultad de Medicina Chan de la Universidad de Massachusetts, dijo que la comparación de las cifras de mortalidad por COVID en China y Estados Unidos «avergüenza a Estados Unidos». Dijo en una revista australiana de política pública este mes que los medios de comunicación centrados en Occidente «cuentan una historia diferente».

«Si China hubiera seguido el mismo curso que Estados Unidos, habría experimentado al menos 4 millones de muertes. Si Estados Unidos hubiera seguido el curso de China, sólo habría tenido 1.306 muertes en total», dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor coloca tu nombre aquí