En Europa, los hogares españoles están entre los más afectados por la inflación. Las familias españolas han visto disminuir su poder adquisitivo a un ritmo muy superior al de la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, con el IPC en sus niveles más altos en cuatro décadas (10,8%).

Sólo Austria se ha visto más afectada que España, según la propia OCDE, en su estudio sobre los ingresos reales entre los países más ricos del mundo.

Aunque la espiral de precios acababa de empezar, las familias de nuestro país ya perdían un 4,1% de sus ingresos en los tres primeros meses de este año. Comparando el resultado trimestral con el de otras economías cercanas, como Francia (-1,9%) y Alemania (-1,7%), que a pesar de todo se encuentran entre las más afectadas del G-7, el resultado trimestral es notablemente pobre.

La renta disponible de Italia aumentó un 0,3%.Los datos se refieren a un momento anterior a la aplicación por parte del Gobierno de sus medidas más importantes de control del IPC, como el descuento en el coste de los carburantes o la limitación del gas utilizado en la producción de electricidad, ninguna de las cuales ha conseguido contener la inflación.

Por lo tanto, todo apunta a que la pérdida de ingresos reales en el segundo trimestre será sustancialmente mayor.

Aunque no se trata de un hecho excepcional, España está especialmente afectada. «La reducción [trimestral] de la renta real por persona en el primer trimestre de 2022 se explica en parte por la subida de los precios, que ha erosionado los ingresos de los hogares en términos reales», según la organización multinacional con sede en París.

A pesar de que el PIB per cápita en el club aumentó un 0,2% durante el primer trimestre de 2022, las naciones que componen el llamado club de los países ricos en su conjunto experimentaron un descenso del 1,1% en este indicador, que contempla un marco temporal que corresponde al inicio de la guerra en Ucrania.

La OCDE ha señalado a Austria como el país con la mayor tasa de erosión de la renta familiar en Europa (-5,5%). España ocupa el segundo lugar.

En el primer trimestre, la renta per cápita de los hogares de Canadá aumentó un 1,5% como consecuencia del aumento de los salarios. En cambio, los países más ricos fueron Polonia (7,5%), Bélgica (3,9%), Hungría (3,7%) y Canadá, cuya renta per cápita de los hogares aumentó un 1,5% en el primer trimestre como consecuencia del aumento de los salarios y de las cotizaciones sociales de las empresas.

En cambio, en Estados Unidos disminuyó un 1,8%.  Sin embargo, en el primer trimestre de este año, tanto la renta de los hogares como el PIB per cápita aumentaron en comparación con el último trimestre de 2019, antes de los confinamientos covídicos, un 2,9% y un 1,6%, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor coloca tu nombre aquí