El verano va pasando y la vuelta al cole está cada vez más cerca. En esta época, los niños tienen que tenerlo todo preparado: calzado escolar, chándal, mochila, estuche, etc. Esta elección preocupa a los padres, ya que el material escolar que utilizarán sus hijos durante el curso influirá en su aprendizaje y en su diversión.

Especialmente, el calzado es la parte más técnica de todos los uniformes escolares. Con las mismas zapatillas jugarán en el recreo, irán a educación física o practicarán cualquier actividad que requiera ejercicio físico. Por eso, a la hora de elegir un buen calzado, equivocarse en la elección puede provocar molestias físicas que, a la larga, pueden tener graves consecuencias. Por ejemplo, dolores de espalda, de pies o incluso problemas de movilidad.

Entre las características que se suelen tener en cuenta a la hora de buscar un buen par de zapatos escolares, es que sean resistentes y cómodos. Mejor que duren desde la vuelta al cole y durante todo el curso escolar, que no se desgasten y al mismo tiempo, que garanticen la máxima comodidad. Sin embargo, hay otros aspectos que pueden marcar la diferencia a la hora de encontrar el zapato ideal y que muchas veces se pasan por alto.

Para todas estas cuestiones, las claves sobre cómo elegir un buen par de zapatos escolares está en buscar una marca deportiva de renombre nacional e internacional, su amplia gama de modelos ha sido probada en colegios de todo el mundo. Gracias a décadas de experiencia, recogiendo los aspectos más adecuados a las exigencias que este tipo de calzado requiere. Dicho esto, es el momento de despejar dudas con los siguientes 5 consejos:

1. Ten en cuenta la ergonomía

Si no estás muy familiarizado con este concepto, se refiere a la capacidad del zapato para adaptarse a las características físicas del pie. Para ello, es fundamental elegir la talla adecuada y evitar comprar tallas más grandes pensando en el futuro. Si la talla no es la adecuada, podría alterar la forma de caminar del niño. La forma de averiguarlo es probárselos con calcetines y ver si los dedos rozan con la puntera. Si lo hacen, hay que probar una talla más.

Además, hay que optar por zapatillas bajas, que queden por debajo del tobillo. Esto no limitará tu movimiento natural. Todos los modelos de renombre dejan los huesos del tobillo libres para que los pequeños puedan caminar, correr y saltar libremente.

2. Elige el cierre adhesivo para una mejor sujeción

Las zapatillas deben sujetar bien el pie para que sean cómodas. El tipo de cierre que mejor se adapta a su forma es el cierre adhesivo. Su manejabilidad permite un ajuste sencillo y más seguro, ya que una vez que se pega, no se mueve. Entre las líneas de la vuelta al cole de están las que tienen cierre autoadherente.

Otra ventaja es que son más fáciles de poner y quitar: los niños aprenderán fácilmente a usarlos y, si tienen que descalzarse durante una actividad, podrán hacerlo con facilidad.

3. Especial atención a la resistencia y durabilidad

Todos los zapatos escolares están diseñados para durar todo el año e incluso más. Un buen material en la suela y en la parte superior evitará que se rompan.

En cuanto a la suela, deben ser de caucho, un material muy resistente que aguanta el desgaste. La parte superior es de material sintético y/o cuero, ambos de alta calidad. Por ejemplo, el zapato escolar combina los dos materiales con un refuerzo en la puntera que optimiza la durabilidad y protege el pie.

Asimismo, los zapatos escolares  son de fácil mantenimiento. Basta con pasar un paño húmedo y dejarlos secar al aire para que estén listos. No importa si tu hijo llega a casa con los zapatos manchados. Hay una solución fácil.

4. Asegúrate de que el calzado escolar es transpirable

Otro factor clave es la transpirabilidad. Los niños pasarán muchas horas en el colegio, por lo que es importante que el pie no transpire y se mantenga fresco. Si están húmedos y tienen calor, es más fácil que el pie se sobrecaliente y roce con la piel. Sin embargo, con un buen nivel de transpirabilidad, todo será fresco y cómodo.

Aquí intervienen varios elementos. Por un lado, hay que fijarse en los componentes con los que está hecha la zapatilla. Si tiene inserciones de malla, la ventilación está asegurada. Si es un zapato de piel, es transpirable por naturaleza, como el modelo School.

Por otro lado, presta atención a si la plantilla es transpirable o no. Escoge aquellas que tengan una plantilla de cuero y no de plástico. Por eso, Joma tiene este tipo de plantilla en todos sus zapatos escolares.

Independientemente del material, es conveniente comprobar si el zapato tiene perforaciones para una mayor ventilación. Para esta característica, los mejores calzados escolares cuentan con la tecnología VTS. El aire entra y sale por los pequeños agujeros manteniendo la temperatura del pie constante.

5. La estética también es importante

Aunque a veces la estética se deja de lado cuando se trata de varias opciones, no debería ser así. Lucir un aspecto cuidado con unas zapatillas bien combinadas marcará la diferencia. Incluso puede ayudar a que tu hijo vaya más contento al colegio. Blancas, negras, con diferentes tonos de colores… Toda esta variedad está disponible en los zapatos escolares de renombre.

Este consejo es relevante, sobre todo si el niño lleva uniforme. Por ejemplo, el modelo más clásico, más estético, y puede quedar mejor con el uniforme.

Siempre habrá un par de zapatos infantiles que cumplan con estas características. Siguiendo los consejos, no volverás a ponerte nervioso cuando la vuelta al cole esté a punto de llegar. La elección seguro que será un acierto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor coloca tu nombre aquí